Lunes, 27 de junio de 2011
Publicado por ozono21 @ 11:45  | VITAL AIRE & AGUA
Comentarios (0)  | Enviar

La respuesta a la pregunta de qu? nos hace humanos quiz?s resida m?s en lo que nos falta que en lo que s? tenemos. Compartimos el 96% de nuestro mapa gen?tico con los chimpanc?s, nuestros parientes vivos m?s cercanos, pero, sin embargo, somos claramente distintos, unas diferencias que van desde el tama?o del cerebro... a los genitales.

FUENTE | ABC Peri?dico Electr?nico S.A. (10/03/2011)

Autor: ? Judith de Jorge?

Una nueva investigaci?n realizada por cient?ficos norteamericanos apunta que la p?rdida de ciertos fragmentos de ADN durante la evoluci?n puede ser la raz?n de que, por ejemplo, los hombres carezcan de ?huesecillo? en el pene, las espinas de queratina que caracterizan a muchos otros mam?feros, desde los macacos a los ratones, pero que en nuestra especie se queda en una mera fantas?a sexual y en una de las obsesiones er?ticas del escritor Arthur Miller. De igual forma, ese silencio gen?tico podr?a explicar que determinadas regiones del cerebro humano sean mucho m?s grandes que las de los primates o que no dispongamos de bigotes sensoriales, como los gatos, para descubrir el mundo.

Para llegar a estas conclusiones, que aparecen publicadas en la revista ?Nature?, investigadores del Instituto M?dico Howard Hughes y de la Universidad de Stanford en California escanearon a conciencia el genoma humano y lo compararon con los de varias especies. El equipo encontr? 510 secuencias gen?ticas que est?n presentes en los chimpanc?s y en otros animales, pero que, ?sorprendentemente, faltan en nuestro ADN?, explica David Kingsley, uno de los autores del estudio. Un an?lisis computacional ayud? a los cient?ficos a identificar las funciones de estos genes, casi todos reguladores, es decir, que influyen en sus genes vecinos, y observaron que est?n relacionadas con la se?alizaci?n del receptor de hormonas esteroides como la testosterona y con el desarrollo neuronal en el cerebro. Curiosamente, ?la mayor?a de esta regiones tambi?n han desaparecido del genoma del Neandertal, lo que indica que la supresi?n tuvo lugar hace m?s de 500.000 a?os?, apunta el investigador.

SEXO DURANTE M?S TIEMPO

Una de las secuencias desaparecidas est? normalmente unida a la expresi?n del receptor de andr?genos en los bigotes sensoriales y en los genitales. El andr?geno es una hormona sexual responsable del crecimiento de estos bigotes o vibrisas, y de la formaci?n del hueso en los penes de muchos mam?feros. La p?rdida de estas estructuras disminuye la sensibilidad t?ctil de los seres humanos -carecemos de pelillos para detectar las corrientes de aire o percibir las distancias de los obst?culos en la oscuridad-, y elimina la espina en el pene, pero, a cambio, aumenta la duraci?n de las relaciones sexuales en comparaci?n con los animales y, es de suponer, tambi?n permite que ?stas sean m?s agradables.

Otra secuencia silenciada podr?a contribuir a una expansi?n de la producci?n neural en humanos y, por a?adidura, a un cerebro m?s grande. Los resultados pueden haber pavimentado el camino a la pareja mon?gama y la formaci?n de una estructura social compleja, necesaria para criar a los relativamente indefensos ni?os humanos.

Los cient?ficos creen que todav?a quedan muchas otras supresiones espec?ficas de los humanos por investigar y que, adem?s de la cuesti?n evolutiva, sus hallazgos pueden ayudar a descubrir importantes diferencias fisiol?gicas que expliquen por qu? los humanos son vulnerables a enfermedades como la artritis, el c?ncer, la malaria, el sida, el Parkinson o el Alzheimer.

ozono21 ozono21videos?ozono21 Blogs

Videos Medioambiente

?


Comentarios