Mi?rcoles, 13 de junio de 2007
Publicado por ozono21 @ 0:12  | VITAL AIRE & AGUA
Comentarios (0)  | Enviar
Los expertos se?alan que el uso correcto del preservativo es el m?todo m?s eficaz en la prevenci?n del virus del papiloma humano

Cada a?o m?s de 15.000 mujeres europeas mueren por c?ncer de cuello uterino. Con motivo de la Primera Semana Europea de Prevenci?n del c?ncer de ?tero, la Asociaci?n Europea contra el c?ncer de cuello de ?tero ha publicado un manifiesto por su erradicaci?n.

Este documento, presentado la semana pasada a la Comisi?n Europea, pide mayor esfuerzo en promover la prevenci?n y conseguir que los programas de exploraci?n y diagn?stico lleguen a todas las mujeres de Europa.

En Espa?a, recientemente se han hecho p?blicos los datos del estudio Afrodita y los resultados distan de ser aceptables. Adem?s, el culpable del 99% de los casos de c?ncer de ?tero, el virus del papiloma humano (VPH), ya dispone de vacuna y entrar? a formar parte del programa vacunal en Espa?a a lo largo de este mismo a?o.

MONTSE ARBOIX
30 de enero de 2007

ESTUDIO AFRODITA

La Primera Semana Europea de Prevenci?n del c?ncer de ?tero surge con la necesidad de concienciar sobre la importancia de la prevenci?n e insistiendo en la importancia de la realizaci?n de forma regular de citolog?as c?rvico-vaginal o test de Papanicolau, la manera m?s eficaz de detectar anormalidades celulares.

Por otra parte, y coincidiendo con esta campa?a de prevenci?n, la Asociaci?n Europea contra el c?ncer de cuello de ?tero (AECC) hace hincapi?, en su manifiesto, que el 80% de los casos puede detectarse usando estrategias de prevenci?n adecuadas.

Adem?s, el documento pide el reconocimiento y apoyo de organizaciones no gubernamentales y otras entidades para combatir la enfermedad, del que se detectan anualmente 50.000 casos nuevos.

La iniciativa de AECC cuenta en Espa?a con el soporte de la compa??a GlaxoSmithKline. Para ello se han realizado y repartido 3.000 p?sters y 150.000 folletos informativos por las consultas de ginecolog?a de todo el pa?s. Este tipo de neoplasia, el segundo m?s frecuente en las mujeres de todo el mundo despu?s del de mama, es el culpable de 900 defunciones en Espa?a.

En el marco de la Primera Semana Europea de Prevenci?n del c?ncer de ?tero, ha sido presentado el estudio Afrodita, coordinado por Lu?s Mar?a Puig-Tintor?, jefe del Servicio de Ginecolog?a del Hospital Cl?nico de Barcelona, junto con el Instituto Catal?n de Oncolog?a. Los resultados de Afrodita, el trabajo con mayor muestra sobre este aspecto realizado en Espa?a, se han obtenido mediante encuesta a 6.852 mujeres de entre 18 y 70 a?os de 17 comunidades aut?nomas.

El 72% de las mujeres ignora el valor de los ex?menes ginecol?gicos y el 20% nunca se los ha realizado
Los resultados del estudio revelan que el uso de la citolog?a vaginal en Espa?a es elevado, aunque ciertos grupos de poblaci?n no se realizan tantos ex?menes como ser?a recomendable.

Este trabajo tambi?n ha evaluado la cobertura del cribado del c?ncer de cuello de ?tero mediante el test de Papanicolau a nivel de todo el territorio espa?ol. Seg?n los datos obtenidos, el 72% de las mujeres ignora el valor de los ex?menes ginecol?gicos en la prevenci?n del c?ncer de cuello uterino o c?rvix, y el 20% de mujeres en edad f?rtil nunca se ha realizado una citolog?a.

Aunque las tasas de incidencia de este tipo de c?ncer en nuestro pa?s son de las m?s bajas de Europa, los expertos insisten que el c?ncer de c?rvix no ha desaparecido e, incluso, parecen aumentar los casos en los ?ltimos a?os.

Los autores del estudio Afrodita critican que en Espa?a la estrategia de realizaci?n de citolog?as no sigue una l?nea organizada, lo que conlleva que mujeres j?venes, con medios econ?micos y de bajo riesgo est?n m?s controladas que mujeres mayores, con menos medios y con un ?ndice mucho mayor, que son, en definitiva, las que m?s lo necesitan. Asociado a la causa del c?ncer de c?rvix el 41% de las mujeres encuestadas cree que este tipo de c?ncer es de origen hereditario y casi la mitad desconoce el virus del papiloma humano y su mecanismo de actuaci?n, aunque han estado expuestas casi el 80% de las mujeres sexualmente activas. Un 20% piensan que el factor principal para desarrollar la enfermedad est? ligado a la edad. Por comunidades aut?nomas, Madrid, La Rioja y Asturias tienen una mayor cobertura de cribado de c?ncer de cuello de ?tero. En el otro extremo, Extremadura, Andaluc?a y Castilla-la Mancha.

Ser mayor de 55 a?os, vivir en una zona rural y pertenecer a clases sociales menos privilegiadas influyen a la hora de seguir ex?menes ginecol?gicos. El porcentaje de las que se han realizado una citolog?a aumenta progresivamente hasta los 55 a?os y, a partir de aqu?, disminuye r?pidamente.

Parece ser que el lugar de residencia tambi?n determina los h?bitos; el 61,1% de las mujeres de poblaciones con menos de 5.000 habitantes se han practicado una citolog?a alguna vez frente al 77,6% de las de municipios con m?s de 200.000 habitantes. Y casi el 60% de las mujeres de clases sociales menos favorecidas se han realizado alguna vez el test de Papanicolau frente al 83% de las encuestadas con un nivel social m?s alto. Igualmente existen contrastes en cuanto a la frecuencia: s?lo el 41% de las encuestadas se hab?an sometido a la prueba hace menos de un a?o, el 69% se la hab?an hecho en los ?ltimos tres a?os y el 73% en los ?ltimos cinco a?os.

LA VACUNA

La primera vacuna aprobada contra el VPH, Gardasil, est? dise?ada para prevenir la infecci?n por cuatro cepas espec?ficas del virus: 6, 11, 16 y 18. Los tipos 16 y 18 de VPH, de alto riesgo oncog?nico, son los responsables del 70% de los casos de c?ncer cervical. Las cepas 6 y 11 son los causantes del 90% de las verrugas genitales. La aprobaci?n de esta vacuna ha sido considerada como uno de los avances m?s recientes para la salud de la mujer.

Est? fabricada a partir de virus inactivados, capaces de favorecer una respuesta inmune en el organismo pero sin causar la enfermedad. Las pruebas realizadas hasta ahora demuestran una efectividad del 95% al 100%.

Los expertos se?alan que deber?a vacunarse antes de comenzar cualquier relaci?n sexual, entre los 9 y los 26 a?os de edad. Para conseguir la inmunidad se administran tres dosis de vacunas de forma que la segunda se administra al mes de la primera y la tercera dosis seis meses despu?s de la primera.

De momento, los efectos secundarios conocidos son simples reacciones locales o febr?cula, comunes a otro tipo de vacunas. Como Gardasil es relativamente nueva no se sabe con exactitud si ser? necesario dosis de recuerdo ni sus efectos secundarios a largo plazo. Los especialistas avisan que la vacuna no cura el VPH, su funci?n es de profilaxis. En cualquier caso, si la persona tiene una determinada cepa, evitar?a la probabilidad de infecci?n producida por los otros tipos.

Las mujeres pueden reducir significativamente su riesgo de infecci?n con el VPH usando preservativos de manera constante aunque no es 100% efectivo

El preservativo

Los expertos se?alan que el uso del cond?n es el m?todo m?s eficaz para la prevenci?n de enfermedades de transmisi?n sexual. Aunque, a?aden, hay que tener en cuenta los resultados de las ?ltimas encuestas: el 55% de las personas lo usan de manera incorrecta. Con el a?adido que da una falsa sensaci?n de seguridad, primero porque se supone protegido y segundo, no cree que se pueda estar infectado, lo que inplica una larga cadena de contagios. Sumado a que el 40% de los j?venes admite tener relaciones sin protecci?n, representa que la mitad de los j?venes espa?oles est? expuesta a este tipo de enfermedades.

En un estudio reciente, publicado en New England Journal of Medicine, Rachel Winer, autora principal investigadora de la Universidad de Washington, se?alaba que las mujeres pueden reducir significativamente su riesgo de infecci?n con el VPH usando preservativos de manera constante con sus parejas masculinas, aunque esto no es 100% efectivo. A?ad?a que los controles regulares por el especialista son muy importantes para detectar a tiempo cualquier alteraci?n.

Seg?n datos de la Organizaci?n Mundial de la Salud (OMS) cada a?o se producen 250 millones de nuevos casos de enfermedades de transmisi?n sexual constituyendo un grave problema de salud p?blica. Seg?n una encuesta reciente, infecciones como el VPH o el VIH no son la principal preocupaci?n de los j?venes entre 15 y 24 a?os sino los embarazos no deseados y s?lo el 22% valora la posibilidad de contagiarse del virus del VIH como un riesgo asociado a una relaci?n sin protecci?n.

Los expertos alertan del aumento del VPH, ya que m?s de la mitad de la poblaci?n va a estar en contacto con el virus del papiloma sin saberlo, actuando como transmisores.

VIRUS Y C?NCER

El VPH es un virus de transmisi?n sexual, aunque no es imprescindible que haya penetraci?n ya que puede contagiarse por simple contacto. El problema principal radica en que la mayor?a de los infectados desconoce que lo est?, actuando de transmisor e incrementando las tasas de contagio.

La infecci?n la puede sufrir cualquier persona que haya mantenido relaciones sexuales sin protecci?n, tanto hombres como mujeres.

Los virus del VPH son un grupo de agentes infecciosos con m?s de 100 subtipos conocidos hasta el momento. Cada uno de ellos se reconoce por un n?mero y se clasifican seg?n el lugar del cuerpo donde produzcan las lesiones. Se estima que existen 30 subtipos de papilomavirus que se transmiten por v?a sexual.

La mayor?a de estas infecciones desaparecen al cabo de pocas semanas sin dar s?ntomas. En otros casos, pueden persistir en los tejidos llegando a provocar anomal?as en las c?lulas e, incluso, c?ncer. Algunos subtipos de estos virus son considerados de bajo riesgo porque es poco probable que puedan producir c?ncer. Otros, los de alto riesgo, se asocian con mayor probabilidad de llegar a producir tumores en la zona genital, ya sea en ano, vulva, vagina y pene, u orofar?ngeas como en paladar, base de la lengua y am?gdalas.

No existe tratamiento para el VPH en s?. Hay tratamientos para los problemas de salud que el VPH puede provocar, como son las verrugas genitales y c?ncer de c?rvix.

Tags: virus

Comentarios