Jueves, 31 de mayo de 2007
Publicado por ozono21 @ 17:58  | VITAL AIRE & AGUA
Comentarios (0)  | Enviar
Los problemas en el abastecimiento de agua han disparado la importancia econ?mica, social e incluso pol?tica de este recurso. Su escasez y su mala gesti?n son ya una amenaza para el crecimiento de la econom?a mundial, adem?s de un riesgo de tensiones territoriales.

FUENTE | Expansi?n (30 de mayo de 2007)

Los visionarios aseguran que en la pr?xima gran guerra se luchar? por el petr?leo. Sin embargo, a d?a de hoy no es estrafalario pensar que el agua podr?a adelantarse como causa de disputa.Hay signos evidentes en todo el mundo de que la escasez en el abastecimiento de agua ya est? produciendo conflictos o miedo a que se produzcan.

El agua est? en el coraz?n de las tensiones en Oriente Medio, afectando a Israel y los territorios palestinos, Siria, L?bano y Jordania. Todos tienen derechos sobre el r?o Jord?n, del que dependen para la agricultura, el agua potable y los servicios sanitarios.Otras zonas de peligro incluyen las cuencas de los r?os Nilo, N?ger y Zambezi, en ?frica; o la disputa entre Siria y Turqu?a por el Tigris y el ?ufrates.

Incluso en las zonas sin riesgo de violencia, los pa?ses con escasos recursos est?n pagando el precio a trav?s de p?rdidas de productividad y ralentizaci?n del crecimiento econ?mico.Este mismo verano, la amenaza de sequ?as catastr?ficas no se cernir? s?lo sobre ?frica, sino tambi?n en otras zonas, como Europa. El reto es encontrar soluciones a nivel internacional, antes de que la sequ?a se convierta en un desastre para la econom?a mundial.

La contundencia de las estad?sticas basta para convencer del problema tanto a economistas como a ecologistas. La ausencia de agua potable y servicios sanitarios que sufre m?s del 40% de la poblaci?n mundial supone unos 485 miles de millones de euros cada a?o, seg?n datos de la Organizaci?n Mundial de la Salud.

Un informe del Banco Mundial sobre la sequ?a que padeci? Kenia entre 1998 y 2000 asegura que uno de sus efectos directos fue la reducci?n en un 16% del PIB del pa?s.En pa?ses desarrollados, las restricciones de agua tambi?n pueden ser econ?micamente devastadoras. El Departamento Oce?nico y Atmosf?rico de Estados Unidos asegura que las p?rdidas en este pa?s debidas a la sequ?a rondan los 8.000 millones de d?lares anuales. Las restricciones en Europa en 2003 supusieron 13.000 millones de d?lares para su econom?a, sobre todo por los efectos en las cosechas agr?colas.

Incluso en los lugares donde hay abundancia de agua, la mala gesti?n y la persistencia de sistemas de distribuci?n injustos consiguen que haya gente que pase sed mientras otros llenan sus piscinas con agua mineral. Pero, ?por qu? se ha convertido de repente el agua en un elemento de preocupaci?n para la econom?a mundial? Uno de los culpables es el cambio clim?tico, que, adem?s de disminuir las reservas de agua en algunas regiones, est? causando inundaciones en las ?reas donde los glaciares se est?n derritiendo.

Adem?s, las necesidades de la agricultura moderna son inabarcables. Se necesitan mil toneladas de agua para producir una de cereal.

La industria tambi?n pasa sed: actividades como la producci?n de alimentos o la industria textil requieren enormes cantidades de agua.

La contaminaci?n de las reservas de agua -ya sea por sal, por residuos humanos o animales o toxinas provenientes de la industria- es otro problema acuciante, particularmente en China, donde el agua destinada al consumo de 300 millones de personas, casi un cuarto de su poblaci?n, est? habitualmente contaminada por productos qu?micos, como incluso ha reconocido la agencia oficial de noticias Xinhua. Esta escasez de agua potable es uno de los pocos problemas que podr?an frenar el crecimiento de China e India, asegura Bjron Stigson, presidente del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible: "Las propias autoridades chinas reconocen que es el mayor problema al que se enfrentan".

POSIBLES SOLUCIONES

Los avances tecnol?gicos podr?an ser una gran ayuda para paliar las diferencias entre demanda y reservas de agua. El m?s importante es la reutilizaci?n de agua, mediante el tratamiento de aguas residuales para que se devuelvan con seguridad a los r?os, destinarlas a usos agr?colas o usarlas en procesos industriales. La desalinizaci?n -una opci?n que ha sido elegida en Espa?a- es otra posibilidad, pero tiene la contrapartida de que necesita grandes cantidades de energ?a.

Otra alternativa es la implantaci?n de cultivos que, gracias a modificaciones gen?ticas, pueden utilizarse en zonas de sequ?a o de alta salinidad. Tanto esta opci?n como la desalinizaci?n no convencen a los grupos ecologistas.

Sea cual sea la t?cnica utilizada, el ahorro de agua ser? un elemento vital, sobre todo si se tiene en cuenta que la Tierra albergar? cerca de 9.000 millones de personas en 2050. La salud de muchas de ellas, y tambi?n la econom?a mundial, depender? de las pol?ticas hidrol?gicas que se emprendan.

?TIENE LA CULPA EL CAMBIO CLIM?TICO?

Constantemente se habla de los efectos que el cambio clim?tico tendr? sobre los recursos hidrol?gicos en el planeta. Las previsiones son que en 2080 la temperatura media haya ascendido cuatro grados, con las consecuencias que eso puede tener: aumento del nivel del mar, deshielo de glaciares, sequ?as y lluvias torrenciales m?s acusadas, etc?tera. Sin embargo, seg?n los expertos, las grandes sequ?as que Europa ha conocido en los ?ltimos tiempos responden, sobre todo, a la mala gesti?n que se hace del agua.

Juan Pablo P?rez, vocal de Medio Ambiente del Colegio Oficial de Ge?logos y gerente de Garrigues Medioambiente, explica que "estamos en una ?poca en la que existe un excesivo af?n por interpretar cualquier fen?meno natural como consecuencia del cambio clim?tico.

Los problemas de la sequ?a surgen, en el 80% de los casos, de una mala gesti?n del agua. Hay mucho despilfarro. Sobre todo en el regad?o. Adem?s, en algunos pa?ses -entre ellos, Espa?a-, se paga hasta 20 ? 30 veces menos de lo que cuesta el agua, no hay conciencia de su precio real, sobre todo entre los agricultores, que consumen el 80% del total".

Hay experiencias en otros pa?ses que demuestran la importancia del precio en el consumo. En Hungr?a el agua hab?a sido subvencionada casi al completo hasta 1990, y se aument? el precio unas quince veces. Esto provoc? una reducci?n de la demanda del 50%. Seg?n la OMS, la escasez de agua provoca p?rdidas de 485 miles de millones de euros cada a?o.

Autor: F. Harvey / J. Ansorena

OZONO21

Tags: agua, toxinas

Comentarios