S?bado, 31 de marzo de 2007
Publicado por ozono21 @ 19:25  | VITAL AIRE & AGUA
Comentarios (0)  | Enviar
Entre las especies particularmente contaminadas por metil-mercurio destacan el tibur?n, el pez espada, la caballa y otras especies de atunes

27 de marzo de 2007 | JOS? JUAN RODR?GUEZ JEREZ

Casi todos los pescados y mariscos contienen algunos rastros de metales pesados, especialmente de mercurio que, pese a que en su forma no org?nica es poco t?xico, la metilada posee una elevada toxicidad. En la mayor?a de las personas el riesgo de esta contaminaci?n es bajo. No obstante, algunas especies como el tibur?n, el pez espada, la caballa y algunos atunes contienen altos niveles de este contaminante que pueden perjudicar a personas consideradas sensibles, como mujeres embarazadas.

El pescado y el marisco son, en t?rminos de alimentaci?n saludable, una parte importante de la dieta. Incluso su consumo regular puede ayudar a reducir los niveles de colesterol, los problemas cardiovasculares e incluso algunos tumores.

Esto se debe, b?sicamente, a la calidad de su prote?na y su grasa, con amino?cidos esenciales en cantidad m?s que adecuada, escasa cantidad de grasas saturadas y una importante proporci?n de ?cidos grasos omega 3. Adem?s, existe una baja implicaci?n de este producto en las enfermedades de transmisi?n alimentaria.

Sin embargo, casi todos los pescados y mariscos contienen algunos rastros de metales pesados, especialmente de mercurio. Este contaminante se puede detectar en el medio ambiente fruto de una contaminaci?n qu?mica de origen industrial. Liberado al ambiente, cae desde el aire al agua y al suelo.

La acumulaci?n tiene lugar en el agua de r?o, lagos y oc?anos, donde es transformado en metil-mercurio, forma org?nica del metal pesado que se encuentra en la naturaleza y que se introduce en los sistemas biol?gicos.

Mercurio en pescado

El mercurio como tal, en su forma no org?nica, es poco t?xico, mientras que su forma metilada posee una elevada toxicidad.

Cuanto m?s tiempo pasa libre en el medio ambiente, m?s peligroso y m?s posibilidad de que se encuentre en el agua, en el pescado o en otros animales o plantas del ecosistema contaminado.

De ah? se ir? concentrando conforme se avanza en la cadena tr?fica, es decir, cuantos m?s animales se han saltado en la cadena alimentaria, mayor ser? concentraci?n y, por tanto, mayor su toxicidad.

Todo ello explicar?a porqu? el metil-mercurio no se acumula por igual en todos los animales sino que depende del comportamiento alimentario de ?stos. De ah? que los niveles var?en de unas especies a otras.

Consumo de pescado y mercurio Seg?n la Agencia para los Alimentos y los Medicamentos estadounidense (FDA, en sus siglas inglesas) y la Agencia de Protecci?n del Medio Ambiente (EPA), ambas de referencia en EEUU, se pueden tomar hasta 350 gramos a la semana, siempre que se trate de especies de pescado con una baja concentraci?n de mercurio.

De entre ellos destacan los langostinos, el at?n enlatado claro, el salm?n y muchos peces del grupo de los bacalaos, entre otros. En este caso, la cantidad depender? de las cifras propias de los diferentes pa?ses.

Al seguir estas tres recomendaciones para seleccionar y comer el pescado o marisco, las mujeres y los ni?os reciben los beneficios de comer pescado y mariscos y reducen la exposici?n a los efectos da?inos del mercurio.

Entre las especies particularmente contaminadas por este metal pesado resaltan el tibur?n, el pez espada, la caballa y otras especies de atunes.

Si, por el contrario, el pescado a consumir se encuentra entre los grupos de peces m?s contaminados de forma natural, entonces no se deber?a de comer m?s de una vez a la semana, es decir, unos 150 gramos.

Mercurio y riesgos

Si se consume regularmente pescado contaminado en peque?as cantidades de metil-mercurio, ?ste puede ser eliminado del organismo con el tiempo (se necesita un a?o aproximadamente para poder verificar una disminuci?n significativa).

Tags: agua, mercurio, toxinas, bacterias

Comentarios